viernes, 12 de junio de 2015

Cómo superar un divorcio.


 

 
 
 
Un divorcio es uno de los momentos más difíciles que tenemos que enfrentar.

De repente nuestra vida cambia. A veces porque nosotros así lo decidimos y en ocasiones, porque otra persona tomó una decisión que nos afecta de manera importante.

Durante esa época vivimos una serie de emociones que no sabemos cómo manejar y que, con frecuencia, ocupan una gran parte de nuestros días. Tristeza, enojo, resentimiento, culpa y/o depresión, son algunas de las causas de un sufrimiento constante.

Cuando esto sucede, todos quisiéramos encontrar una solución que eliminara nuestro dolor lo antes posible y nos desesperamos cuando pasan los días y vemos que esto no sucede y todavía más, si vemos o nos enteramos que nuestra pareja, aparentemente está bien o está relacionándose con alguien más.

Para superar un divorcio debemos vivir el proceso de duelo de cualquier pérdida, con sus etapas normales:

  1. Fase de Negación. Esta etapa es de muy corta duración y se da porque nos es difícil aceptar que a nosotros nos pueda estar sucediendo algo así.
  2. Fase de Enojo o Ira. El coraje es hacia Dios, la suerte, etc., lo que sea que pueda ser la causa de lo que nos está sucediendo. Es la típica pregunta de “¿por qué a mí?”. Es enojo es, en parte, por no poder evitar lo que está sucediendo.
  3. Fase de Negociación. En esta etapa buscamos negociar con Dios o con nosotros mismos que si sucede “X” estamos dispuestos a hacer “Y” con tal de que las cosas mejoren.
  4. Fase de Depresión o de un gran dolor. Empezamos a estar conscientes de la pérdida y de lo que ésta implica en sus diferentes aspectos y nos vemos invadidos por una gran tristeza y, en ocasiones, incluso por una depresión.
  5. Fase de Aceptación. Aceptamos que el divorcio es inevitable y empezamos a ver la situación desde una perspectiva diferente, que nos permite empezar a recuperarnos.
Obviamente las etapas no se dan siempre en este orden e incluyen otros aspectos como son, otras emociones, cambios de conductas, autocuestionamiento, etc.

Sin embargo es importante tener en cuenta que:

  • Es necesario reconocer, aceptar, sentir y expresar los sentimientos. Sin embargo, es importante elegir bien con quién los vamos a compartirlos.

  • Debemos de estar conscientes que aceptar no quiere decir negar lo que sentimos o racionalizarlo.

  • Tenemos que hacer un esfuerzo para salir adelante. Si esperamos que el simple paso del tiempo sane nuestras heridas, lo que generalmente resulta es que emocionalmente nunca acabamos rompiendo con nuestra expareja, la tristeza y/o el coraje siempre nos unen a ella.

Te recomiendo leer el artículo “Algunos consejos para superar un divorcio

3 comentarios:

Ricardo Camarillo dijo...

Hola, considero que un divorcio no es mas que un simple proceso doloroso para cambiar de un estado a otro.

Ricardo Camarillo dijo...

Hola, considero que un divorcio no es mas que un simple proceso doloroso para cambiar de un estado a otro.

Anónimo dijo...

Efectivamente es un proceso bastante doloroso. Y aún más di el motivo es infidelidad.